Limón en el Mármol

Inicio » Medio Ambiente » La huella ecológica. Saturno devorando a sus hijos

La huella ecológica. Saturno devorando a sus hijos

El otro día estaba viendo el cuadro de Goya y me pareció una metáfora fantástica – y horrible a la vez – para hablar de sostenibilidad. La sostenibilidad es un concepto que viene a significar que estamos devorando a nuestros hijos e hijas, no les estamos dejando el planeta que se merecen y tendrán más dificultades para satisfacer sus necesidades.

La huella ecológica es un indicador de moda que a mí me gusta bastante. Como todo indicador tiene sus ventajas e inconvenientes. Hago esta entrada para explicar en que consiste y, además, así me servirá de referencia cada vez que hable de la huella ecológica en otras entradas.

Uno de mis temas recurrentes en este blog es la cuestión de no pasar todo lo que ocurre en nuestras vidas por la vara de medir del dinero. La sostenibilidad es un tema que tiene que ver con las ciencias naturales y por eso no parece muy bien medirla en euros. Lo que queremos saber es si nuestras tierras seguirán siendo fértiles el día de mañana, nuestra atmósfera respirable, nuestro clima adecuado, y nuestros mares estarán sanos. Para eso tenemos que pensar en variables físicas.

La huella ecológica no se centra en una sola cuestión del medio en el que vivimos. Pretende ser un indicador que nos muestre a grandes rasgos si nos estamos cargando el planeta, si vamos a mejor o a peor, y que zonas del mundo son más o menos sostenibles. Esto es al mismo tiempo una fortaleza – indicador que resume – y a la vez una debilidad – puesto que la sostenibilidad tiene muchos aspectos que no pueden resumirse en un solo valor. Bueno, me meto en harina para ver qué significa la huella ecológica y qué nos puede ayudar a entender de este mundo que queremos cambiar.

El cálculo de la huella. Nuestro consumo (la huella en sí)

La huella ecológica se pregunta si el planeta que tenemos es suficiente como para abastecer nuestros consumos actuales. Para ello calcula[1] cuántas hectáreas son necesarias para poder producir lo que consumimos y asimilar los residuos que generamos. Claro, es imposible tener en cuenta todas las cosas que consumimos y todos los residuos que generamos. La huella se centra sólo en algunas cuestiones que divide en seis categorías.

huellaecologicafuentes

Ilustración 1. Categorías de la huella ecológica. Fuente: http://www.footprintnetwork.org

  1. Agricultura

Se calculan las hectáreas que son necesarias para cultivar todos los alimentos consumidos por las personas y ganadería. Además se añaden las hectáreas necesarias para la producción de fibras, como por ejemplo el algodón.

  1. Tierra de pasto

En este apartado se calcula la tierra de pasto necesaria para alimentar a la ganadería que se consume

  1. Bosque

Aquí calculan las hectáreas de bosque necesarias para proveer madera para construcción, papel y como combustible. El área necesaria es el resultado de la madera que consumimos y del tiempo que necesitan los bosques para volver a crecer.

  1. Pesquerías

En este punto se representan las hectáreas de pesquerías necesarias para abastecer el consumo de pescado de manera sostenible, es decir, dando tiempo a que los peces vuelvan a crecer.

  1. Carbono (o energía)

Se representan las hectáreas de bosque necesarias para absorber las emisiones CO2 derivadas de nuestras actividades.

  1. Infraestructuras

Nuestros edificios, carreteras, industrias y presas son áreas que han ocupado la tierra. Estas hectáreas también las tiene en cuenta la huella ecológica.

Una vez obtenidas las hectáreas para cada uno de los apartados anteriores, se suman y se dividen por el número de habitantes de una región dada. De esta manera, la huella ecológica representa las hectáreas que necesita un habitante medio de una región o un país para abastecer sus consumos. Cada área geográfica del mundo tiene una huella ecológica bien diferente. El siguiente gráfico representa la huella ecológica de diferentes áreas geográficas.

huellaecologicaregiones

Ilustración 2. Huella ecológica por regiones. Elaboración propia a partir de datos Footprint Network. Haz click en la imagen para verla mejor

El cálculo de la huella. La tierra disponible (biocapacidad)

Una vez que tenemos calculada la tierra que necesitamos para abastecer los productos que consumimos, nos queda compararlo con la tierra productiva de nuestro querido planeta. Eso es lo que llaman la biocapacidad. Este cálculo se realiza en las mismas categorías que antes excepto en carbono. La razón por la que no se incluye la biocapacidad para absorber carbono es que estas hectáreas ya están incluidas en los bosques para producción de madera. En caso de volver a incluir los bosques, estaríamos contando la biocapacidad de los bosques dos veces.

La biocapacidad, igual que la huella, se calcula sumando las hectáreas de cada uno de los apartados y se divide  por el número de habitantes de una región dada. De esta manera, la biocapacidad representa las hectáreas productivas disponibles de una región para cada habitante de esa región. Cada región del mundo tiene una biocapacidad bien diferente. El siguiente gráfico representa la biocapacidad de diferentes áreas geográficas.

biocapacidadregiones

Ilustración 3. Biocapacidad por regiones. Elaboración propia a partir de datos de Footprint Network. Haz click en la imagen para verla mejor

Si restamos la biocapacidad de cada región menos la huella ecológica de esa región veremos que algunas regiones del mundo no tienen suficiente terreno productivo para abastecer sus consumos. España tiene una biocapacidad por habitante de 1,5 hectáreas y una huella ecológica por habitante de 4,7 hectáreas. Esto significa que tenemos un déficit ecológico de 3,3 hectáreas.

deficitecologico

Ilustración 4. Déficit o superávit ecológico por regiones. Elaboración propia a partir de datos de Footprint Network. Haz click en la imagen para verla mejor

Y siguiendo esta manera de pensar podríamos preguntarnos ¿cuántas Españas hacen falta para abastecer los consumos de España de manera sostenible? ¿Y cuántos mundos para abastecer los consumos de todos los habitantes?

huellaecologicapaisespaises

Ilustración 5. ¿Cuántas Españas necesita España? ¡Más de 3 Españas! Elaboración propia a partir de datos de Footprint Network. Haz click en la imagen para verla mejor.

Y te estarás preguntando… entiendo que España necesite más territorio para sus consumos…, ese territorio lo “ocupa” en América del Sur por ejemplo… ¿pero cómo es posible que el Mundo consuma 1,5 Mundos? Ahí no hay opción de “ocupar” regiones de otros lugares. La respuesta es sencilla: estamos sobreexplotando la Tierra. No estamos permitiendo que los ciclos de los ecosistemas se reproduzcan y eso tarde o temprano repercutirá en nuestra vida. Saturno devorando a sus hijos.

He de decir que yo no soy muy amigo de las dos últimas gráficas. Porque de ese modo parece que los habitantes de una región del mundo muy productiva tienen derecho a más impacto ambiental que los habitantes de regiones poco productivas. Por ejemplo, América del Norte con una huella ecológica de 6,2 hectáreas (Ilustración 2) sale mejor en la última gráfica (Ilustración 5) que Centroamérica y Caribe, que tiene una huella ecológica de 1,7 hectáreas (Ilustración 2). O la Europa que no está en la UE aparece con superávit ecológico (Ilustración 4) pero tiene una huella ecológica bastante mayor que China (casi el doble), que sin embargo presenta déficit ecológico. A las personas que no nos gustan las fronteras, creemos que la productividad de la Tierra ha de ser para todos y todas.

Por eso me gusta mucho más comparar la huella ecológica de cada región con la biocapacidad global (1,8 hectáreas). El siguiente grafiquillo muestra eso: ¿cuántos planetas harían falta si consumiéramos como el habitante de china, o el habitante de España, o el de EEUU?

Chart 2

Ilustración 6. Planetas necesarios dependiendo del nivel de consumo. Elaboración propia a partir de datos de Footprint Network. Haz click en la imagen para verla mejor

La huella se centra en quien consume, no en quien produce

Esta es para mí una de las grandes ventajas. La huella ecológica se calcula para cada país y se tiene en cuenta sólo lo que consume de su producción y lo que importa de otros países. Lo que exporta queda fuera de su huella ecológica. Así, la “culpable” del impacto ambiental no es la productora, sino la consumidora. Es la característica que más me gusta de la huella ecológica porque hace culpable a la persona que consume un producto de los impactos que conllevan ese producto. Siempre es mucho más fácil decir que “los chinos no tienen en cuenta el medio ambiente ni los derechos humanos, que las multinacionales son unas explotadoras”… y patatín y patatán. Pero ¿quién apoya esos comportamientos? Yo y tú cuando compramos esos productos que conllevan esas violaciones de derechos humanos o esos impactos ambientales. La huella ecológica nos ayuda a no escurrir el bulto, y nos muestra lo insostenible de nuestros comportamientos como consumidores. Si la huella ecológica no se centrara en el consumo, probablemente algunos países emergentes saldrían peor en la foto por sus industrias. Pero los habitantes de esos países tienen poco nivel adquisitivo y los productos que producen son consumidos por el Norte rico. Los impactos también deben ser imputados a ese Norte.

Y al revés también. Me refiero a que si sólo se evaluara el impacto ambiental por las actividades que se realizan en un país, muchos países ricos saldrían muy bien en la foto. Si nos centramos sólo en lo que contamina un país por su economía, nos puede ocurrir como a Roger Senserrich, que cree que podríamos ser tan eficientes como Hong Kong en su consumo energético. Lo que muestra Roger Senserrich es el consumo energético directo de Hong Kong, que es especialmente bajo porque tiene una economía basada en servicios. Pero estoy seguro de que los habitantes de Hong Kong no “comen” servicios, ni viajan en “servicios”, ni visten “sevicios”. De hecho, la huella ecológica (p.36) de Hong Kong es insostenible y es del mismo valor que la de España (4,7 hectáreas por habitante).

Los habitantes de Hong Kong no consumen mucha energía directamente pero los productos que consumen tienen una mochila energética[2] elevada, lo que hace que su huella de carbono sea muy superior a la esperada por su consumo energético. La gráfica de Roger Senserrich muestra un consumo energético por habitante en Hong Kong similar al del resto del mundo. Sin embargo, la huella de carbono del habitante medio de Hong Kong es mucho mayor que la del habitante medio del mundo. ¿Esto por qué es? pues como dice el anterior informe de huella ecológica de Hong Kong, porque el 60% de su huella ecológica se debe a los impactos ambientales de los productos importados. Si sólo tuviéramos en cuenta los impactos de las actividades de Hong Kong, parecería que Hong Kong es muy sostenible, pero no es así.

La huella ecológica ya es un indicador importante en las Naciones Unidas y a ver si poco a poco va siendo también importante en las “cuentas nacionales” de los países. No debemos olvidar que la sostenibilidad es parte fundamental de los derechos humanos de las personas de mañana.

Si tienes más ganas de aprender sobre la huella ecológica entra en la página oficial www.footprintnetwork.org

_________________________________________

[1] Si te interesa mucho el rollo científico que hay detrás de la huella ecológica, descárgate la guía aquí. Evidentemente se trata mucho con medias de rendimientos y supuestos. La gran ventaja de la huella ecológica es que la metodología es igual en todos los países, y eso nos permite comparar. Otra gran ventaja es que podemos comparar en el tiempo, ¿vamos a mejor o a peor?

[2] El concepto de «mochila energética» es una metáfora utilizada por los economistas ambientales para explicar el consumo energético que acarrea el ciclo de vida de un producto, desde que se extraen las materias primas que lo componen hasta el tratamiento de los residuos que se generan al finalizar su vida útil. La «mochila energética» es, por lo general, invisible para el consumidor, ocultándose así gran parte de los costes ambientales que comporta. (definición copiada de aquí)

Anuncios

1 comentario

  1. […] huella ecológica La huella ecológica (mira la entrada anterior para entender mejor esto) es un indicador que mide las hectáreas necesarias para proporcionar los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: