Limón en el Mármol

Inicio » Mundo Ácido » Podemos y el impulso necesario de la mayoría social

Podemos y el impulso necesario de la mayoría social

Desde hace unas semanas ha surgido una nueva iniciativa que reclama un lugar en el espectro electoral pero a la cual hay que prestarle especial atención por su rápido calado en las masas que movió el 15M y buena parte de las bases de los movimientos políticos de izquierda. Se trata de la iniciativa PODEMOS.

PODEMOS no está aportando nuevas ideas ni nuevas acepciones revolucionarias nunca oídas. Sin embargo, PODEMOS está aportando la ilusión que desencadenó el 15M en las plazas y ha recogido el testigo que éste lanzó a las formaciones políticas durante meses en las calles de nuestro país y fuera de él. La fuerza que empujó al movimiento y que ningún partido ha sabido capitalizar dentro de sus propuestas, filas y/o estructuras. Ni el acercamiento de IU, ni el proceso de transparencia de Equo, ni tan siquiera el surgimiento de formaciones de raices quincemayistas como el Partido X han sabido mimetizarse con el movimiento como lo está consiguiendo la iniciativa de Pablo Iglesias.

Una de las claves de PODEMOS es que son “de los nuestros”. Así lo afirman varios militantes y simpatizantes de varias fuerzas políticas y sindicales de la izquierda que ven con recelo esta formación que, según dicen, “divide más que suma”. Sin embargo, las bases de estas formaciones ven en PODEMOS la llave para convertirse en mayoría.

La segunda de las claves es la mimetización con el movimiento de calle, con el 15M, con las mareas y plataformas ciudadanas, sus demandas y sus exigencias: ninguna bandera ni logos ni marcas son admitidas. “Todos saben de dónde venimos”, afirmaba la cara visible de Podemos, Pablo Iglesias.

Y es que, en la última conversación entre Iglesias y Alberto Garzón, el diputado de IU por Málaga; el impulsor de Podemos dejó clara su negativa a gastar fuerzas en crear una gran coalición de izquierdas.  “El 15M nos mandó un maldito mensaje, principalmente, a la izquierda”, afirmó con rotundidad el presentador de La Tuerka. Y es este discurso el que está marcando la puesta en escena de PODEMOS: poner en cuestión la democracia. Tocar, en definitiva, las mismas teclas que tocó Democracia Real Ya!

Es preciso recoger esta idea fuerza del discurso de Podemos, ya que no intentan sumar a las fuerzas de izquierdas en una gran coalición, sino de arrebatar la mayoría social a los principales partidos, y para ello, es preciso alejarse del discurso malicioso en torno al binomio izquierda-derecha y comenzar a hablar sobre participación, ciudadanía y lucha de clases.

Bajo mi punto de vista, esta segunda clave es la tecla mágica que parece estar tocando PODEMOS. Recoger la ilusión que surgió de las plazas y alejar las ideas de las luchas de siglas y partidos y orientarlas a la transformación y el cambio social a través de la participación.

En definitiva, PODEMOS está logrando reactivar la indignación que contagió el 15M y que ha quedado en estado de latencia estos últimos tres años. 3 años que han transformado la sociedad, puesto la agenda de las plazas en la controlada agenda mediática y política y arrebatado Gamonal, la sanidad en Madrid y la calle, la razón y la democracia a los oligarcas y sus lacayos políticos para transformarlos en acción política. 3 años de un proceso de politización que puede que esté cristalizando en PODEMOS.

La cuestión de la mayoría social es la cuestión más acuciante en este momento: Hablan del 90% que ocupó las plazas y está harto de la situación actual. El auditorio, repleto en la presentación de la 2 fase de PODEMOS gritaba antes del comienzo de la presentación: “Sí se puede”, lema de la PAH. PODEMOS apela al 90%. Como decían los invitados al acto de la presentación, la clave esta en no hacer reivindicaciones corporativas y apelar al acuerdo. Un acuerdo que no se ve en las televisiones, el que el 15M comenzó a poner encima de la mesa de las mayorías de este país. El acuerdo de que todo debe cambiar.

Y una advertencia. Hay que saltar al campo con moral de victoria, no de empate, es tiempo de estar a la altura. Esto es algo muy repetido en las últimas charlas de Iglesias durante la gira de presentación de PODEMOS. Podemos quiere ganar. Y para ello no vale con conformarse con un “trozo del pastel” como afirmó Iglesias.

Sin embargo, lejos de llegar a conclusiones aceleradas, se suceden las preguntas:

¿Si esta es la segunda fase, cuántas fases existen? ¿Si el proceso es democrático, cómo es que todo está pensado desde hace tiempo?,¿qué margen de participación tiene la ciudadanía?, ¿seremos capaces de ceder la utopía de las plazas a la práctica política?, ¿cómo convencer a una mayoría social con el historial de Iglesias, Monedero, etc…?,¿cuántas zancadillas esperan cometer los compañeros de IU a PODEMOS?, ¿cuántos empujones? ¿Cuánto estamos dispuestos a perder por ganar? ¿Podemos? Sí, pero… ¿queremos?

Esta entrada también ha sido publicado por su autor en el blog www.jdmuriana.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: