Limón en el Mármol

Inicio » Economía » No es (neo)liberalismo, es capitalismo de caciques (II)

No es (neo)liberalismo, es capitalismo de caciques (II)

Continúa aquí la segunda parte de la entrada de ayer.

(IV)            EL LIBERALISMO NO ESTÁ A FAVOR DE LOS PODEROSOS

Vicenç Navarro dice aquí que “el neoliberalismo es el conjunto de políticas públicas promovidas por las clases más pudientes a fin de optimizar sus intereses”. La verdad es que no me veo capacitado para definir una ideología. A pesar de mi ignorancia y mi incapacidad para definir liberalismo, creo que en este punto Vicenç Navarro se equivoca por completo. La revolución liberal precisamente quiso acabar con los privilegios de los poderosos (la nobleza, el clero…, otra cosa es en lo que acabó). De todas formas, tiro otra vez de citas de Sala i Martín y Fernández de Villaverde en contra de los poderosos.

Sala i Martín no deja títere con cabeza (de poderosos) en este artículo, y en la entrevista antes citada, tampoco se queda corto:

25% de paro y el Rey cazando elefantes en África. El yerno del Rey imputado por robar en dos comunidades. Y por cierto: las dos gobernadas por el PP, que es el que se queja de la corrupción. El presidente del Tribunal Supremo y el CPGJ, Carlos Dívar, obligado a dimitir por utilizar dinero público para irse de fin de semana con su amante. El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en prisión, primero por haber robado en el caso Marsans y después por haber ocultado patrimonio para no pagar a sus acreedores. El Banco Central Europeo quitándole poder supervisor al Banco de España porque tres meses antes de quebrar, en julio de 2011, hizo unstress test que decía que Bankia era solvente, cosa que le permitió salir a bolsa con la colaboración de otra institución que es la Comisión Nacional del Mercado de Valores, lo que ha arruinado a 30.000 familias españolas. Al presidente del banco más importante de España, el señor Botín, le enganchan 2.000 millones en Suiza. Dice que son de su padre, que son de la Guerra Civil, y todos le dicen “ah, vale, vale, pues pagas una multita y no pasa nada”. Su número dos [Alfredo Sáenz Abad –ndr], imputado y condenado, es indultado por el gobierno.

Jesús Fernández de Villaverde, economista de FEDEA, también arremete contra poderosos en un comentario a una entrada suya.

Y sobre los castigos? Que se puede esperar de una España donde al final Alfredo Saenz se ha ido a su casa sin mayores consecuencias que forzar una jubilacion un poco antes de lo que tenia que haber sido y donde la prensa solo ha alabado lo magnifico de su gestion? Los articulos en los medios ayer eran para llorar. O de un Alierta que sigue de presidente de Telefonica con un delito confirmado de uso de informacion privilegiada gracias a una interpretacion “creativa” (lease “ignorante de como funciona un mercado financiero”) del Tribunal Supremo sobre el tipo aplicable al caso y que le permitió beneficiarse de la prescripcion?[1]

En realidad el (neo)liberalismo – en mi opinión, no estoy en posesión de la verdad – apela a la igualdad de oportunidades (no igualdad de ingresos, o igualdad de otros aspectos) y después que cada uno se busque sus ascuas. Por ejemplo Sala i Martín sobre el petróleo de Nigeria:

All Nigerians should have a constitutional right to an equal share of the oil revenues. This should also apply to other countries suffering from a natural resource curse induced deterioration of institutions

(V)              LAS PATENTES NO ES NEOLIBERALISMO

Otro caso actual en el que se hace notar el capitalismo de los poderosos son las patentes. Las patentes tampoco tienen nada que ver con (neo)liberalismo. Una patente es en realidad un monopolio (temporal). La explicación es sencilla. Con una patente, una empresa saca un producto y no permite al resto de “competidores” copiar el producto. Ese producto sólo lo puede vender esa empresa; el resto sólo pueden venderlo previo pago a la empresa poseedora de la patente. Ese pago perjudica la competencia entre empresas, impidiendo que las empresas competidoras vendan el mismo producto más barato, provocando un cuasi-monopolio. Pero el neoliberalismo precisamente lo que busca es la competencia de empresas ¡no los monopolios!

Michele Boldrine ha escrito junto con David K. Levine un libro[6] sobre patentes llamado Against Intellectual Monopoly. Michele Boldrine es el director de la fundación FEDEA y el libro es de tendencia liberal. Jesús Fernández Villaverde tiene también una buena ristra de entradas (unados y tres) con críticas a la propiedad intelectual y patentes.

Mientras que puede haber la necesidad de ciertos mecanismos de protección intelectual[3] […], yo veo ninguna razón para las leyes de 1976 o 1998 [de EEUU]. Han sido simplemente mecanismos de transferir renta a un lobby

(VI)            EL (NEO)LIBERALISMO NO QUIERE TECNÓCRATAS

Hace tiempo apareció en la portada de ATTAC un artículo que se llamaba Platón ahora neoliberal. Creo un error comparar a Platón con el neoliberalismo. Platón defendía la aristocracia (gobierno de los mejores) y el liberalismo habla de democracia representativa con escrutinio universal. Son cuestiones muy diferentes. Y ahora, la cita de Sala i Martín:

Europa se ha embarcado en una deriva poco democrática que ya ha sido castigada en las urnas en Italia (Mario Monti fue rechadado a pesar de haber salvado a la economía italiana del desastre y fue rechazado simplemente porque había sido una imposición europea) y que seguirá siendo castigada en el futuro. Quizá los ciudadanos seamos tontos o no seamos tan listos como los funcionarios europeos… pero queremos poder decidir. Tenemos derecho a equivocarnos y lo queremos ejercer. Las autoridades europeas deberían tomar nota

Que haya intereses para disfrazar medidas de tecnócratas no es neoliberalismo, es una nueva forma de caciquismo puro y duro. La tecnocracia no existe. Otra cosa es que la política no deba escuchar los análisis de los técnicos. Claro que hay que escuchar a las personas que se dedican a estudiar un tema-problema-materia. Los libros blancos son una idea fantástica. Lo que no hay que hacer es tomárselo al pie de la letra, ni pensar que el técnico que hizo el libro blanco es aideológico. Mejor información nos permite tomar decisiones que vayan mejor encaminadas a nuestros objetivos, cuestión clave en una democracia participativa, que es la que me gusta a mí :). Sobre tecnocracia ya hice una entrada, así que no me enrollo.

(VII) NI EL FRAUDE FISCAL, NI LA AMNISTÍA FISCAL SON NEOLIBERALISMO

Una cosa es que el (neo)liberalismo – económico – suela decir esa frase de “los impuestos distorsionan” y otra cosa es que defienda el fraude fiscal o la amnistía fiscal. El neoliberalismo dice que hay que pagar los impuestos honestamente y la amnistía fiscal no le parece bien (similar al moral hazard que decía antes Sala i Martín). Aquí otra entrada en la que Sala i Martín pone a parir a Montoro:

[…]va el ministro y dice que “si el IVA lo pagaran más los que lo tienen que pagar, no lo tendríamos que subir tanto!”.

Y aquí ya es donde yo me pierdo. Me pierdo no solo por la falta de coherencia económica de ese argumento sino por su falta total de ética. Es decir, va el ministro y nos dice que en España hay dos tipos de ciudadanos: Los que pagan en A (los honestos que pagan IVA) y los que pagan en B (los que evaden). Y como nosotros, los miembros del gobierno, somos unos incompetentes supinos incapaces de realizar nuestra labor de evitar que la gente B evada impuestos, lo que haremos será… ¡castigar a la gente A y subirles los impuestos a ellos! ¿Se puede ser más injusto? Señor Montoro: si usted es incapaz de cumplir con su obligación de eliminar la evasión del IVA por parte de los ciudadanos tipo B, ¡confiese que es usted incapaz de realizar su oficio y váyase a su casa!¡Pero no les cargue los costes de su inutilidad a los ciudadanos que cumplen con su obligación de pagar el IVA! ¿De verdad piensa que subir los impuestos a los ciudadanos A va a hacer que paguen los B? ¿Pero en qué planeta vive usted?

Autor: Juan Fernando López AguilarAutor: Juan Fernando López Aguilar

Sala i Martín deja un comentario sobre la amnistía fiscal en una entrada sobre los presupuestos 2012 del gobierno:

Cuarto, a pesar de presentarse como garante de la ley y el orden, se propone una amnistía fiscal que básicamente va a dejar sin castigo a toda una pandilla de delincuentes, estafadores, ladrones, traficantes de armas, drogas y personas y evasores fiscales de todo tipo y se les dice que solamente pagaran el 10% de este dinero ilegal porque el señor Rajoy necesita dinero. ¿Qué mensaje está enviando el gobierno a futuros delincuentes sobre el imperio de la ley en España? ¿Y qué cara tenemos que poner los imbéciles que hemos declarado nuestros ingresos como manda la ley y que, por lo tanto, hemos tenido que pagar hasta el 45% de lo que hemos ganado mientras que a los delincuentes solamente se les hace pagar el 10%?

La Amnistía fiscal no es más que otro caso en el que los caciques pueden dejar de pagar menos impuestos de los que deberían. Otro caso que no tiene nada que ver con neoliberalismo, sino con capitalismo de poderosos.

(VIII) EL NEOLIBERALISMO NO ES CONSERVADOR NI MONÁRQUICO

Creo que en realidad esto no necesita mucha argumentación. Ya he puesto citas de Sala i Martín hablando sobre la monarquía y también he recordado que la revolución liberal quería acabar con los regímenes monárquicos. El liberalismo no es conservador. Un ejemplo claro, el blog de Paul Krugman se llama The Conscience of a Liberal en contraposición al libro The Conscience of a Conservative[4].

Y podría seguir poniendo puntos de cuestiones que no son neoliberalismo, por ejemplo el Plan PIVE, el sector eléctrico, el de las gasolinas, etc.

Dejemos de decir neoliberalismo continuamente. Dejemos de polarizar la sociedad, de buscar el enemigo culpable de nuestros males. Lo único que se consigue es que la gente crea que si se acaba el neoliberalismo todos estaremos muy bien, que lo único que hace falta es que venga un político antineoliberal a salvarnos y no tendremos ningún problema. Superemos la (bi)división ideológica y salgamos de nuestras tribus para hablar. Defendamos ideas que nos convencen, no lo que dice el gurú/líder de nuestra tribu particular. Escuchemos las ideas de los otros sin prejuicios de enemigo.

Que nadie se confunda. No soy un neoliberal encubierto. No tengo tribu, ni falta que me hace. Las tribus son gangrena para la democracia. Tampoco tengo ninguna intención de hacer publicidad a Sala i Martín o FEDEA. Cualquiera que lea mis entradas verá que tengo una visión de las cosas muy diferente a los autores citados, pero eso no significa que no podamos estar de acuerdo en algunas cuestiones. Creo que el mercado es un instrumento muy útil para algunos casos – e inútil para otros, claro. Tampoco tengo nada en contra de ATTAC[5] ni otros altermundistas que están todo el día diciendo neoliberalismo. Es más, siento profunda admiración por toda la gente que se levanta cada día para intentar cambiar el mundo hacia uno que ellos creen más justo, que dedican mucho de su tiempo para intentar caminar hacia su utopía. El caso es que creo que están confundidos y que ayudan poco en el gran cambio cultural que necesitamos (en mi opinión). Hay que despolarizar porque la polarización nos impide hablar, nos impide ver los puntos en los que estamos de acuerdo con gente que tiene otra visión del mundo, nos impide reconocer que también estas personas nos hacen ver que hay cosas en las que estábamos equivocados, nos impide rectificar, y lo que es peor, nos impide buscar más alternativas.

Dicho esto, creo que el liberalismo económico tiene tendencia a generar desigualdad (algo que también reconoce un autor de FEDEA y que Guille explicó aquí), y que por tanto hay que andarse con mucho cuidado con los instrumentos de mercado. Creo también que el mercado nos puede ayudar poco en sectores como educación, sanidad o agua, por dar algún ejemplo. Además, creo que el capitalismo tiene una(s) contradicción de base que no es capaz de superar, y por eso, hemos de encaminarnos hacia otro modelo de organización (en el que habría mercado pero funcionaría de otra manera). Sobre esa contradicción de base, publicaré una entrada en breve.

También está claro que, después de la caída del keynesianismo con la llegada de Reagan y Thatcher al poder, la economía mixta de nuestras sociedades se ha ido inclinando al sector privado. Es decir, cada vez es menos mixta y más capitalista pura, o dicho de otro modo, es más (neo)liberal económica. Igual de cierto es que algunas de las políticas que se aplican en esta crisis van en la misma línea. Pero esto no ha sucedido porque el poder sea un amante de la ideología liberal y vaya cantando “libertad, igualdad, fraternidad” a los cuatro vientos. Sencillamente, así acumulan más dinero y más poder. Y cuando esta ideología no les sirve para acumular dinero y poder, entonces la dejan de lado y abrazan cualquier otra.

En resumen, nuestro capitalismo actual es un capitalismo caciquil, feudal, de poderosos o castizo, llamadlo como queráis. Resulta que esta opinión la compartimos gente que tenemos una visión de las cosas muy diferentes. Naredo habla de capitalismo de poderosos, FEDEA de capitalismo castizo o de amigos, Sala i Martín dice irónicamente “es importante que la gente confunda mercado con amiguismo”, algunos anarquistas hablan de capitalismo feudal, etc.

capitalismocaciques

Para terminar dejo una cita de Naredo[6] que considero clave para entender lo que intento explicar:

Pues el capitalismo de los poderosos es sólo liberal y antiestatal a medias. Es liberal solo para solicitar libertad plena de explotación, pero no para promover concesiones y monopolios en beneficio propio, ni para reprimir protestas y silenciar críticas. Como también es antiestatal para despojar al Estado de sus riquezas, pero no para conseguir que las ayudas e intervenciones estatales alimenten sus negocios.

De ahí que calificar de (neo)liberal al capitalismo de los poderosos es hacerle un inmenso favor, al encubrir el intervencionismo caciquil tan potente en el que normalmente se apoya, permitiendo que los nuevos caciques vayan impunemente de (neo)liberales por la vida.

NOTA: sin la gran ayuda de mis compañeros de blog esta doble entrada habría sido aún peor de lo que es. Sus aportaciones han conseguido aligerar y clarificar lo que intento explicar. Por supuesto, esto no significa que estén de acuerdo conmigo. Por último, sólo mi cabezonería ha impedido que la entrada sea mejor.


[1] Este texto está abajo, no en la entrada, es una respuesta a alguien que comenta su entrada. De ahí el estilo y la falta de tildes.

[2]  A través de este libro conocí a FEDEA y empecé a visitar su blog.

[3] Sobre los mecanismos de protección propuestos por Fernández Villaverve, visitad la primera entrada citada

[4] Esto es algo que también conoce V. Navarro pues ha vivido en EEUU y cita habitualmente a Paul Krugman (por ejemplo aquí). Suele decir que liberal en EEUU es progresista y que liberal en Europa es conservador. Paul Krugman también opina lo mismo en esta entrevista. Esto es muy confuso. Más bien, en mi opinión, es un caso de tribalismo de etiquetas que es capaz de llegar hasta a gente muy inteligente.

[5] De hecho en esta entrada comparto la opinión de José Manuel Naredo, miembro del consejo científico de ATTAC, del que también he recomendado en alguna entrada el libro “raíces económicas del deterioro ecológico y social”. También he escrito sobre la economía del bien común, una idea de ATTAC Austria, y también he recomendado en este blog algún libro de Joan Martínez Alier, miembro del consejo científico de ATTAC. Suelo entrar asiduamente en la página de ATTAC y leo los artículos que allí se ponen. Como se puede ver en la primera parte de la entrada, también me trago con mucho gusto los libros que publican :).

[6] Por cierto, Naredo está empezando una página donde va a publicar sus libros y artículos. http://www.elrincondenaredo.org/ Una gran noticia.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ocas dice:

    Muy interesante las dos entradas caballero. Ya vale de llamar neoliberal a todo, copón. Abrazos desde Berlín!

    • Pedro Olazábal dice:

      Hola Ocas

      Muchas gracias por tu comentario. Igual conseguimos poco a poco que se deje de decir continuamente…

      A mí lo que más me cansa es cuando se utiliza para cosas que no tienen nada que ver con neoliberalismo. Como por ejemplo el caso de Eurovegas. Llega un “magnate” a España a montar un “negocio” y los gobiernos autonómicos no hacen más que prometer favores. Pero qué tiene que ver eso con neoliberalismo. Neoliberalismo sería: un “magnate” llega a un país a montar un negocio, lo monta por su cuenta y riesgo, y se le va bien, se forra, y se le va mal, se arruina.

      Abrazos desde Aurich (también en Alemania…)

      Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: